Mi granito de arena

Born to Learn representa mi primer encuentro con el continente Africano. Yo, una estudiante universitaria de 18 años convencida de que quería explorar y hacer un voluntariado, acabé en Born to Learn durante el programa de verano. Siempre recordaré el primer discurso de Mama Sam a todos nosotros, cuarenta voluntarios: «Cuando te vayas, tendrás la sensación de que has recibido mucho más de lo que podías dar». He sido voluntario en Born to Learn durante los últimos cuatro años, y he tenido esta sensación cada vez.

Mi último viaje en Born to Learn representa una experiencia diferente. En lugar de pasar un mes como voluntaria, hice unas prácticas durante tres meses como parte de mis estudios de maestría (Estudios africanos). Durante este período, también tuve que realizar una investigación sobre las percepciones de las personas con albinismo en Tanzania, inspirado por mi voluntariado en 2018 en el nuevo proyecto de Born to Learn: un centro en Kabanga (región de Kigoma). Como investigadora, pude conectarme con los profesores de la escuela a un nivel más personal, ya que la mayoría de ellos representan participantes vitales para mi tesis. Me impresionaron sus experiencias compartidas y me iluminaron con nuevas perspectivas sobre cómo enfocar mi investigación. Además, admiro el enfoque de Born to Learn para implementar la educación, ya que he estado estudiando el impacto de diferentes intervenciones en África a través de mis estudios. Personalmente, entiendo que su impacto está dirigido a mejorar todas las necesidades indispensables de los niños para proporcionar una educación inclusiva, centrándose en la alimentación, las familias, las comunidades, las mujeres y mucho más. Considerándolo todo, pueden intervenir de tal manera sin interrumpir el funcionamiento normal de la comunidad que rodea la escuela, lo que creo que es esencial en cualquier tipo de intervención humanitaria.

Desde el punto de vista académico y de investigación, Born to Learn ha proporcionado mi tesis con un estudio valioso y fascinante para continuar mis estudios. Además, como vivía con otros voluntarios / coordinadores, tuve también la oportunidad de entrevistarlos a ellos. Para mí, las personas que conoces son como una familia, vienen de todo el mundo con diferentes historias, pero siempre encuentras un denominador común: la voluntad de ayudar y el querer hacer un cambio en el futuro. No importa la diferencia de edad, las personas que conoces te ayudarán a crecer y te guiarán a través del proceso, en los buenos momentos, y también en las situaciones de incertidumbre. Aunque mi objetivo principal era realizar investigaciones y crecer como académica, siento que Born to Learn ha sido un lugar donde me permitieron y me empujaron a crecer todos los días como ser humano. He sido capaz de ganar fuerza a través de la adversidad, y siempre he tenido el apoyo de las personas que me rodean, que como yo, son apasionadas por el trabajo que se está haciendo allí. La culminación de esta pasión es Samantha, que no solo me ha guiado profesionalmente a través de esta experiencia, sino que ha sido un modelo a seguir para mí, mostrándome, en sus experiencias diarias, lo difícil que es hacer el trabajo que hace. De hecho, creo que su fuerza y sus valores morales y éticos reflejan lo que ha construido durante más de diez años: Born to Learn. Y aunque, como dijo una vez, «tendrá la sensación de haber recibido mucho más de lo que podría dar», también le muestra cómo «cada grano de arena cuenta en una playa».

Rebecca Alcolea Krauss

Email: rebeccaalcolea12@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*